Tipos de bisagras

En el mercado existen diferentes tipos de bisagras para elegir dependiendo de las necesidades de cada persona. Si no tienes claro cuál es la que tienes que comprar, te vamos a mostrar a continuación un listado de las más habituales para que te resulte mucho más sencillo elegir ese modelo que estás buscando según tus necesidades.

¿Qué es una bisagra?

La bisagra es un herraje que tiene dos piezas unidas a través de un eje que permite que las piezas puedan girarse y no se separen en ningún momento. Puede ser usada para diferentes fines, aunque lo normal es que se utilicen para las puertas y los muebles.

Bisagras de libro

Este modelo de bisagras es el más conocido y el más común. Son muy sencillas y fáciles de usar y dentro de este rango se pueden encontrar diversos modelos como las rústicas, las cincadas o las de latón. La característica común entre todas es que se abren en forma de libro y pueden atornillarse de una manera muy fácil a la madera.

Bisagras de piano

Son iguales que las anteriores aunque su tamaño es más grande, gracias a lo cual se pueden sujetar con más tornillos, permitiendo que sean más resistentes a su uso. Dependiendo del material pueden cortarse con un poco de fuerza y unas tijeras de chapa, aunque en ocasiones tendrás que usar una sierra de metal.

Bisagras desmontables

Si tienes claro que vas a tener que desmontar en un momento dado las bisagras, este modelo es el mejor, ya que lo podrás hacer sin quitar los tornillos, ya que su punto de unión se basa en un pasados. Si lo quitas, la bisagras se va a separar y si lo vuelves a poner, se unirá, por lo que podrás unirlas y desmontarlas todas las veces que lo necesites.

Bisagras de Pernio

Esta suele ser la opción más usada en las puertas y especialmente en las ventanas, aunque el problema es que no resultan fáciles de poner, por lo que si no tienes demasiada experiencia lo mejor será que las coloque un profesional para que las pueda ajustar rápidamente, ya que tendrá que hacerlo con una fresadora o con un formón.

Bisagras invisibles

También se las conoce como bisagras ocultas y son ideales para unir dos tableros y que se abran como si fuera un libro.

Bisagras de doble acción

Se utilizan por regla general, en aquellas puertas que tienen que ser abiertas con un sistema de doble apertura, como por ejemplo las puertas de las cocinas en un restaurante, para facilitar la entrada y la salida. Son muy sencillas de instalar por lo que podrás ponerlas tú mismo en la puerta siempre que tengas el espacio necesario para usar este tipo de puertas.

Bisagras de cazoleta

Los muebles de la cocina suelen tener este tipo de bisagras, ya que son muy prácticas y no se ven fuera del mueble. Una de las ventajas de este tipo de bisagras es que cuando llegan a un cierto ángulo se cierran ellas solas. La desventaja es que no son sencillas de instalar ya que es imprescindible que las dos partes de la unión estén perfectamente encajadas. Cualquier error mínimo hará que no funcionen bien y la puerta no se abra ni cierre de forma correcta.

Existen tres tipos de bisagras dentro de este rango. Uno es la bisagra de cazoleta recta que debe usarse cuando la puerta sea exterior al lateral del mueble. Por otro lado la bisagra super acodada se usa solamente cuando es interior la puerta. Por último la bisagra acodada se usa cuando se encuentra la puerta en la zona intermedia.

Bisagras de superficie

Su función es parecida a las anteriores con la ventaja de que no hay que realizar un fresado para su instalación siendo más sencillas de instalar. Con unos tornillos y algo de cuidado vas a poder unir dos partes de un mueble con esta bisagra.

Bisagras para vidrio

Una de las partes de esta bisagra tiene forma de U que es la que se encarga de sujetar el cristal fuerte. Cuando esté sujeto hay que agarrarlo con fuerza para que el cristal no se salga por los tornillos. Cuando esté instalada, la puerta se va a abrir y cerrar con la seguridad de que el cristal no se va a caer.